28 abril 2013

Mi primer Amigurumi


Aunque mi madre me enseñó a ganchillear hace mucho, casi ni lo recordaba y siempre lo asocié a los 100 millones de tapetes que teníamos en casa, pero el crochet ganchillo se ha renovado tanto que es fantástico ver todo lo que se puede hacer.

Todo lo básico lo sé, y lo que no mi madre me lo puede enseñar claro, pero el Amigurumi, el ganchillo japonés, me parece, como casi todo lo de Japón, fascinante. Tenía muchas ganas de aprender así que, cuando vi que en Gatuna espacio creativo organizaban uno ni me lo pensé y ayer, al fin, tuvo lugar.
El espacio no lo conocía en persona y la verdad es que me encantó, el trato de Ángela, la anfitriona, fue excelente, y el entorno muy creativo y acogedor. Celebro que por la zona sur disfrutemos de un sitio así. Enhorabuena.
La profesora, Toñi,  también fenomenal, se nota que tenía tablas en esto de enseñar, y lo mejor es que en algo más de tres horas (porque el tiempo voló), salí con mi muñequito, mi primer amigurumi.

Aunque manejando unos cuantos puntos básicos se pueden hacer maravillas, lo cierto es que hay que estar muy concentrado, llevar la cuenta correcta de los puntos y seguir bastante bien el patrón, pero con todo esto, se consiguen cosas chulísimas...o eso espero.
¡Yo de momento con mi buhito estoy encantada! ¿Que os parece?